Historia

Portugal es la propia de una nación Europea, cuyos orígenes se remontan a la Baja Edad Media ampliando sus territorios durante la Era de los descubrimientos hasta crear un vasto imperio  y convirtiéndose en una potencia mundial entre los siglos XV y XVI.

El nombre de Portugal deriva del nombre romano Portus Cale. Cale era el nombre de un asentamiento primitivo localizado en la desembocadura del Duero, que fluye hacia el Océano Atlántico en el norte del actual país. Durante la Segunda Guerra Púnica (final del siglo III a. C.) Los romanos intervienen en la Península Ibérica en contra de los cartagineses. En ese conflicto conquistaron la localidad de Cale (puerto de origen griego cercano al actual Oporto) pasando a denominarla Portus Cale.

Durante la Edad Media, la región circundante a Cale pasó a ser denominada por los Visigodos Portucale. Ese nombre derivaría en Portugale durante los siglos VII y VIII. El término fue usado para referirse a la región entre el Duero y el Miño, que se convirtió en la frontera entre Portugal y España.

Algunos historiadores creen que la palabra Cale deriva del griego Kalles (“bonito”), refiriéndose a la belleza del valle del Duero, donde los griegos decidieron establecerse. La palabra sería transformada por los fenicios en Cale, pasando así a los romanos. Otros autores piensan que Cale deriva de los pueblos Galaicos que habitaban en la zona.

La historia de Portugal comienza con los asentamientos de los pueblos pre-romanos, entre ellos los primeros en llegar fueron los celtas y los íberos, hacia el año 700 a.d.C, que se establecieron en el noroeste de la Península Ibérica. Los griegos y los fenicios fundaron una serie de colonias en las costas, siendo importantes puntos comerciales y culturales. Los cartagineses dominaron el territorio y luego los romanos, en la época del Imperio Romano, a pesar de la resistencia de Viriato.

En el siglo V llegaron hasta la Península Ibérica y se asentaron las tribus germánicas, principalmente los suevos y los visigodos. En el año 711 se produjo la invasión de los musulmanes desde el norte de África, por el estrecho de Gibraltar. En su prolongada ocupación introdujeron su cultura, arquitectura y técnicas agrícolas. En respuesta a la invasión, se formaron en el norte de la península los distintos reinos cristianos que serían luego los focos de la Reconquista.
En el siglo XI el condado luso de Portucale, es uno de los condados del reino de León. Portugal nace como reino en 1143.

Tras el fin de la Reconquista el clero y la nobleza incrementarán su patrimonio a costa de la monarquía, pero esta intentará recuperar su poder a lo largo de los siglos XIV y XV. Sin embargo, la monarquía es débil e inestable y hay numerosas luchas por el poder. Se buscarán apoyos en la nobleza portuguesa, en Castilla e incluso en Inglaterra. Estas guerras no terminarán hasta la paz de Santarem en 1373. Las arcas de la corona estaban vacías, y el rey impulsará el comercio marítimo para recuperarlas. Con Juan I de Avís se consolida la monarquía portuguesa, al coincidir los intereses de la nobleza y la burguesía en los dos pilares de la economía: la agricultura y el mercado internacional.
En el siglo XV continúa la expansión de Portugal, esta vez por África y el Atlántico, con Enrique el Navegante. En 1415 conquista Ceuta, en 1434 se dobla el cabo Bojador, en 1420 se ocupa Madeira y en 1427 las Azores. Los portugueses han descubierto la volta, que les permite la navegación en alta mar y penetrar en las costas africanas. Juan II alentó los descubrimientos y los viajes al sur del ecuador, para descubrir una ruta hacia las Indias. En 1487 Bartolomé Dias dobla el cabo de Buena Esperanza. Portugal creará un gran imperio marítimo que rivalizará con Castilla. En 1494 firmará con Castilla el Tratado de Tordesillas, en el que se reparten el mundo en dos zonas de influencia. Son las dos potencias más poderosas de Occidente.

Portugal es uno de los estados más antiguos de Europa, cuya fundación se anticipa en casi 350 años a la de España. En el siglo XV y la mayor parte del siglo XVI el país vivió su época de máximo esplendor. Fue el tiempo del poderío naval, de los grandes descubrimientos y de la construcción de su imperio colonial, jalonado de acontecimientos: la toma de Ceuta, el poblamiento de Madeira y Azores, la expedición de Vasco de Gama que llega hasta las Indias, el descubrimiento de Brasil por Pedro Álvares Cabral, y la primera vuelta al mundo coronada con éxito por Magallanes.

A raíz de la temprana muerte del rey Sebastián I, se inició la decadencia y el fin de la supremacía de Portugal que, bajo el reinado de Felipe II de España (Felipe I de Portugal), volvió al dominio español hasta que recobró la independencia en el año 1640.

El siglo XVIII, gracias al oro proveniente de Brasil y a las luces de la Ilustración impulsada por el marqués de Pombal, el país progresó y se modernizó. Sin embargo, el siglo XIX fue duro y conflictivo. La invasión de Napoleón y la pérdida de Brasil dejaron a Portugal empobrecido, maltrecho, dividido y bajo la dependencia del Reino Unido. En la segunda mitad del siglo se produjo la anexión de Angola y Mozambique y en 1910 se proclamó la República.
Propiciado principalmente por la crisis económica sostenida, se produjo un golpe de Estado en 1926. Dos años más tarde subió al poder António Oliveira Salazar que instauró la dictadura. Salazar gobernó con mano férrea durante 40 años y el régimen continuó bajo su sucesor Marcelo Caetano.

En 1976 se restableció la democracia y en abril de ese mismo año se promulgó la constitución actualmente vigente. La entrada en la Comunidad Europea (CE), en 1986, estabilizó en cierta manera a la nación, posición que se consolidaría en 1999 gracias a su admisión como miembro de la Unión Monetaria Europea.

El último territorio de ultramar de Portugal, Macao, pasó a manos de China en 1999. En octubre de ese mismo año, el Partido Socialista recuperó el poder, a pesar de que su campaña se había visto afectada por los sucesos acaecidos en Timor Oriental, donde el acceso a la independencia se vio empañado con la muerte de centenares de personas. Jorge Fernando Branco de Sampaio se mantuvo en la presidencia tras las elecciones parlamentarias de enero de 2001. José Manuel Durão Barroso, del Partido Socialdemócrata (PSD), que ganó las elecciones en 2002 después de mantenerse seis años en la oposición, renunció en 2004 al cargo de primer ministro, con la expectativa de ser nombrado presidente de la Comisión Europea. Fue reemplazado por Pedro Santana Lopes, quien fue derrotado por el socialista José Sócrates en las elecciones anticipadas de 2005.

Aníbal Cavaco Silva fue electo el 22 de enero de 2006 como nuevo presidente; el primero de centroderecha desde el fin de la dictadura en 1974. El giro a la derecha se completó en las siguientes elecciones legislativas que posibilitaron el nombramiento como primer ministro de Pedro Passos Coelho el 21 de junio de 2011.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s