Economía

Portugal se encuentra sumido desde principios de 2009 en la crisis económica más grave desde el fin de la dictadura en 1974. El país sufre una profunda recesión, como consecuencia del desplome de la demanda exterior y las condiciones financieras restrictivas que han afectado a todos los sectores de la economía, sobre todo a las exportaciones y la inversión. Después de tres años consecutivos de recesión, profundizada por las medidas de austeridad (-1,8% en 2013), la economía portuguesa ha mostrado signos de recuperación a fines de 2013, y se prevé que el país volverá a un crecimiento positivo en 2014 (0,8%).

En mayo de 2011, Portugal firmó con la troika FMI-BCE-UE un plan de salvamento de 78 mil millones de euros destinado a reducir el déficit presupuestario. Siguiendo los términos del acuerdo, el gobierno implantó un plan de reformas y de ajuste estructural compuesto de recortes presupuestarios, subidas de impuestos, un vasto programa de privatización que debería aportar 7 mil millones de euros, un plan de recapitalización bancaria y una reforma del mercado laboral. En 2013, después de tres años de un rigor inédito, la estabilidad política del país fue quebrantada. El Ministro de Relaciones Exteriores renunció, el Presidente de la República, Anibal Cavaco Silva, cuestionó esta política de austeridad, apoyado por la Corte Constitucional. La deuda siguió ahondándose, llegando a más de 125% del PIB. El presupuesto de 2014, aprobado a principios de año, prevé nuevos recorte presupuestarios para ahorrar 3,9 mil millones de EUR. Portugal se ha comprometido ante sus acreedores a bajar su déficit público a 4% en 2014. El país busca reconquistar la confianza de los inversionistas para financiar la carga pesada de su deuda en los mercados financieros y evitar así un segundo plan de rescate.

Con una tasa de desempleo que ha aumentado hasta situarse en más de 16%, afectando a 36% de los jóvenes de menos de 25 años, un incremento de las desigualdades entre norte y sur y la erosión del poder adquisitivo, la tensiones sociales se han hecho evidentes en Portugal.

Principales Sectores de Actividad

  • Agricultura: Actualmente se esta produciendo un ajuste estructural del sector, a fin de aumentar su productividad y a partir del aumento de las áreas de explotación con aplicación de nuevas tecnologías. Las regiones más dinámicas se sitúan en la zona centro, ribereña del río Tajo (Ribatejo) y suroeste (Alentejo). Se integra en la Política Agrícola Nacional (PAN), cuyo objetivo es dotar al país un sector agrícola desarrollado y moderno, competitivo y de calidad. Además el PAN define siete sectores prioritarios: – Viña – Olivares – Horticultura – Fruticultura – Sector lácteo – Sector ganadero – Y desarrollo de productos tradicionales de calidad reconocida.
  • Silvicultura: Los recursos forestales son proveedores de materias primas para la industria de aserraderos, de aglomerados de maderas, corchos y celulosa.
  • Pesca: Como país marítimo, Portugal dispone de una zona económica exclusiva (ZEE) de 1,7 millones de m2. Lo que justifica el desarrollo de las actividades pesqueras de este país, en especial: – Sardina – Atún – Pulpo – Pez espada.
  • Industria: – Industria Extractiva: rocas industriales, minerales metálicos y rocas ornamentales.
  • El sector minero produce: – Hierro-manganeso – Estaño – Titanio – Cobre – Uranio – Cuarzo – Feldespatos. – Se destaca que el mayor índice de explotación es de cobre, granitos y piedras calizas.
  • Energía: El sistema energético se caracteriza por una elevada dependencia con el extranjero. Depende en un 90% de las importaciones, principalmente del petróleo (70%).
  • Industria Transformadora: La indumentaria y textil, calzado, cerámica, rocas ornamentales, alimentación y bebidas. – Industria Alimentaria. – Textil: Este ramo industrial representa mayor dimensión en el país. Comprende varios segmentos: algodón, lana, artículos de punto e indumentaria. – Calzado – Industria de celulosa y papel. – Industria eléctrica y electrónica – Industria automóvil – Industria de productos metálicos.

Principales sectores económicos

La agricultura, poco productiva porque está poco mecanizada, representa poco más del 2% del PIB portugués y emplea al 11% de la población. Los principales productos son los cereales, las frutas, las verduras y el vino. La exportación del vino de Oporto representa 1,4% de las exportaciones totales y permite al país situarse entre los diez principales exportadores del vino del mundo. Portugal cuenta con grandes recursos naturales. El sector de explotación minera (cobre, estaño) representa el 6% del PIB y el país es uno de los principales exportadores de mármol. Los bosques portugueses cubren una gran parte de las necesidades de corcho mundiales.

La industria manufacturera es moderna y está formada por pequeñas y medianas empresas. Sus principales sectores de actividad son la metalurgia, la ingeniería mecánica, el textil y la construcción. Además, el país ha incrementado su presencia en el sector automovilístico europeo y posee una industria de fabricación de moldes importante a nivel mundial.

La industria del textil y el calzado sigue siendo muy importante en Portugal, seguida de la automotriz, el papel, artículos basados en el corcho, la madera, aparatos eléctricos, químicos y cerámicas. Junto a estas se han desarrollado industrias vinculadas a las nuevas tecnologías, impulsadas por las compañías internacionales del sector que se han instalado en el país.

Los servicios llevan el peso de la economía portuguesa. Como en toda economía desarrollada destacan los transportes, el comercio y el turismo. El comercio interno es muy intenso y existen empresas de todo tamaño que cubren eficazmente todo el territorio. El comercio exterior es fundamental para la economía portuguesa. Sus principales socios comerciales son los países de la Unión Europea: España, Francia, Alemania, Italia y el Reino Unido.

Los servicios, en particular el turismo, desempeñan un papel cada vez más importante. El sector terciario aporta cerca de 75% del PIB, y emplea a más de 60% de la población activa.

Los recursos forestales son importantes, especialmente en el interior del país, pero en su mayoría han sido sustituidos por auténticos cultivos de especies foráneas, como el eucalipto o diversas especies de pino. El principal recurso forestal de Portugal es el alcornoque, que da el mejor corcho del mundo junto con el de Extremadura en España.

La industria portuguesa ha sufrido un intenso proceso de reconversión durante la década de 1980 y tras la incorporación a la Unión Europea. Se ha pasado desde una industria obsoleta a una moderna y eficaz. Portugal no dispone de grandes recursos naturales, por lo que ha de importar la mayoría de las materias primas que utiliza su industria. Por eso el valor añadido de los bienes de consumo complejos es vital para la economía portuguesa.

Comercio Exterior

Entre las principales exportaciones se encuentran:  – Corcho y sus manufacturas – Locomotoras – Máquinas mecánicas -Material eléctrico – Manufactura de hierro y acero – Fibras sintéticas (cables) – Plásticos – Vidrios – Productos farmacéuticos

Entre las principales importaciones se encuentran: – Cereales (maíz) – Frutas – Pellets de soja – Legumbres secas (porotos) – Pescados – Aceite de soja – Carbón vegetal – Laminados hierro y acero – Carne bovina – Material eléctrico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s